No te sientas culpable por no escribir en Navidad

Se avecinan días festivos, es posible que incluso hayas pedido los días de vacaciones que te quedaban en el trabajo o que seas estudiante y tengas por delante casi tres semanas para disfrutar.

Y, por supuesto, como ocurre cada Navidad, puente o verano, desde que empezaste a escribir, has decidido que, esta vez sí, vas a aprovechar el tiempo al máximo para escribir.

Entre semana apenas puedes robar un rato para escribir a las mil obligaciones que atender. Los fines de semana logras tener más tiempo, pero también suelen estar cargados de otras actividades que no puedes llevar a cabo los días laborables, compromisos familiares, etc. Por no hablar, de que necesitas descansar un poco también y dedicarte al ocio por simple salud mental.

Cada día sueñas con tener tiempo para escribir, poder dedicar a tu pasión tanto tiempo como un escritor profesional, para así llegar a convertirte en uno de ellos, y las vacaciones son un buen momento para lograrlo. Si coges unos días la rutina de escribir durante muchas horas, lo convertirás en un hábito y lograrás rápidamente tu objetivo. Pero decirlo es más fácil que hacerlo.

Lo primero que te va a pasar es que,  el día que te sientes a escribir, con tu mesa de trabajo perfectamente limpia y ordenada, tus notas al lado, tus redes sociales cerradas para que no te distraigan y tu música favorita sonando, no se te va a ocurrir ni una sola palabra. Da igual lo que tuvieras preparado escribir, vas a ser incapaz de plasmarlo en el papel por más que lo intentes.

A pesar de eso, no te vas a rendir por un leve bloqueo inicial, vas a perseverar y al cabo de dos o tres horas, y quizás un capítulo o dos de tu serie favorita y un par de viajes a la nevera, por fin vas a comenzar a escribir. La magia sucederá y las palabras aparecerán en tu pantalla libres y poderosas. Será aproximadamente en el mismo momento en que hayas quedado con tu madre para ir a hacer las compras navideñas, o cuando  tu amigo te llame para tomar algo antes de irse a pasar las navidades a su pueblo, o cuando tengas que cumplir tu promesa de llevar a tus niños a ver la película de moda, así que no durará mucho.

No importa, no es más que el primer día, aún quedan dos semanas largas, ahora ya sabes por dónde llevar tu narración y mañana la continuarás nada más sentarte.

Pero no, mañana te ocurrirá lo mismo, y pasado, y al otro… Y no digamos nada de los auténticos festivos, cómo le vas a decir a la tía Enriqueta que no puedes preparar la bandeja de turrones porque tienes que escribir una novela, menuda vergüenza.

Y así día tras día, y a la que te descuidas, ya se han pasado las navidades y no has escrito más que unas pocas letras.

Lo peor es que no es la primera vez que te pasa. Lo mismo te ha ocurrido en verano, en los puentes, las navidades anteriores….

Pues este año te invito a hacer un pequeño experimento: plantéate la situación al revés, es decir, decide no escribir esta Navidad.

Si tu objetivo es ser un escritor profesional recuerda que en todos los trabajos hay periodos de vacaciones para que el trabajador descanse y recupere energía. Así que tómate estas vacaciones como una oportunidad para hacer lo mismo, para que tu cerebro y tu creatividad bajen el nivel de estrés y se renueven.

¿Cuál será el resultado de esto?

Lo primero, que, mientras la parte consciente de tu cerebro esté ocupada en lo que sea que estés haciendo en ese momento, otra zona estará dándole vueltas a cómo mejorar tu novela sin que te des cuenta. Por ejemplo, antes de ayer, mientras disfrutaba en el cine de Rogue One (que os recomiendo encarecidamente), me di cuenta de un error que había cometido con uno de mis personajes secundarios, a pesar de que en ese momento no estaba pensando en mi novela. Y cuando volví a casa me puse rápidamente a hacer las correcciones necesarias sin que me diera ninguna pereza ni sintiera bloqueo alguno.

Es lo mismo que me ocurre cuando hago alguna tarea que no requiere mucha concentración, como planchar. Siempre tengo a mano papel y boli porque se me suelen ocurrir ideas, y más de una vez he tenido que apagar la plancha y acudir al ordenador, porque lo que se me había ocurrido era una escena entera.

Además, al no obligarte a escribir, es probable que lo eches de menos y te pongas a escribir con más ganas.

Por último, te permitirá ver tu texto con otra perspectiva, de manera más objetiva, lo que te ayudará a mejorarlo.

En mi experiencia, decidir no escribir durante unos días da como resultado que escribes más de lo habitual.

Eso sí, sólo sirve para cortos periodos de tiempo, como las vacaciones de Navidad o un puente, ya que si no tiene el efecto contrario y te arriesgas a perder el hábito de escribir.

Así que, deja caer los bolígrafos, apaga el ordenador y a disfrutar de la Navidad (y de la escritura).

¡Feliz Navidad y que el nuevo año venga cargado de historias!

tinta al sol navidad

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. Coincidimos en criterio. Y no sólo de escritura, sino en general. De hecho, me gusta hacer una lista de cosas para hacer en vacaciones y después la reduzco a la cuarta parte o menos —manías que tiene uno—. Es la única manera de no salir insatisfecho de las vacaciones. Hay que hacer lo que te has propuesto, pero que eso no sea demasiado, que hay también que disfrutar de la compañía.

    • Al final yo no he escrito nada de la novela, pero he tenido bastantes ideas de por dónde llevarla a partir de ahora, y además estos días sin trabajar han logrado que esté deseando que llegue mañana para seguir escribiendo.

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

  2. Altan dice:

    Qué gracia, me pasa lo mismo que a ti con las tareas de la casa 🙂
    Por lo demás, muchísima razón en todo. ¡Y no te imaginas lo aliviada que me has dejado!

    • Es lo único bueno de las tareas de casa, no requieren demasiada concentración y puedes dejar vagar tu mente en cosas más interesantes 😀 Me alegro de que mi artículo te aliviara. Ahora, a partir de mañana, ya podemos ponernos a trabajar mucho más relajadas 😉

      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

  3. Hola Yolanda,

    No puedo estar mas de acuerdo contigo. En estas navidades estaba muy agotado y todo sobre las fiestas me parecia una excelente excusa, pero al final de cuentas es necesario para poder descansar y reencontrar la motivacion.
    Lo último en el blog de Ronald Segura: Deliciosas Recetas de Comida Oriental Para Sorprender en tu Mesa

  1. 19 diciembre 2016

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Se avecinan días festivos, es posible que incluso hayas pedido los días de vacaciones que te quedaban en el trabajo o que seas estudiante y tengas por delante casi tres semanas para disfrutar. Y, por supuesto, como ocurre …

  2. 3 julio 2017

    […] En el fondo de nuestras cabecitas tenemos también el recuerdo de pasados veranos en los que el calor y las muchas distracciones hicieron que no escribiéramos una letra, pero ahora preferimos ignorarlo como al pájaro de mal agüero que es. Ya nos lamentaremos en Septiembre (o a lo mejor no, como contaba en este artículo). […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge