10 consejos para describir a tus personajes

hombre vitruvioLa descripción de los personajes es una fase muy importante de cualquier narración. Necesitas que el lector se haga una imagen mental de las personas que están viviendo los hechos que narras. Pero no siempre es facil hacerlo bien. Puedes caer en la tentación de hacer una descripción pomenorizada, y encontrarte con que detiene la narración, o no resulta lo suficientemente clara, o los personajes no son lo bastante originales o tridimensionales.

Para ayudarte con esas descripciones te traigo una serie de consejos:

1. No te limites a enumerar características.

Si en algún punto de la narración, normalmente al principio, empiezas a dar datos sobre tus personajes en forma de lista, aburrirás al lector y no ayudarás a que se haga una imagen mental de tu personaje, sólo detendrás la historia.

2. Dosifica la información.

No tienes por qué describirlo de una vez, sino que puedes ir dando datos a lo largo de la narración. Empieza con algunas de las características que resulten imprescindibles para arrancar la historia, y después añade información a medida que la vayas necesitando. Eso sí, tienes que tener muy claro cómo es tu personaje para no caer en contradicciones.

3. Da los datos justos para que el lector se haga una imagen mental de tu personaje.

No aburras al lector con muchos detalles, porque sólo conseguirás que olvide la mitad al volver la página. Quédate con lo esencial, con aquello que distingue a tu personaje de otros. Si el color de sus ojos no aporta nada en la historia, sobra. Por muy detalladas que hagas las descripciones, no impedirás que cada lector tenga una idea diferente de ese personaje, y esto no es necesariamente malo.

4. Utiliza sus acciones y diálogos para describirlos.

Si quieres decir que un personaje es alto, muéstrale alcanzando un estante alto sin esfuerzo. Si quieres decir que a un personaje le sobran unos kilos, muéstrale dudando si pedir postre en un restaurante. Esa imagen se grabará mejor en la mente de tu lector que la frase “Fulanito era alto y gordo”

5. No olvides que las descripciones no dan profundidad a los personajes, sino sus acciones.

No sirve de nada que describas a un personaje como atlético, si se pasa toda la historia tumbado en el sofá comiendo patatas fritas. O que es valiente si sus acciones le muestran como un cobarde.

6. Usa un personaje real como modelo.

Ya os he contado en otras ocasiones que, mientras escribo, me gusta imaginar a los actores que interpretarían a los personajes de mis historias mientras escribo. Este método tiene muchas ventajas: te ayuda a tener una idea nítida de cómo es tu personaje y a cuidar más su peso dentro de la historia. Por ejemplo, cuando decidí adjudicar a Meryl Streep uno de mis personajes, me di cuenta que este no era lo bastante importante para una de mis actrices favoritas, porque lo había hecho demasiado plano e insignificante, lo que no era nada bueno para mi historia.

7. No te quedes sólo en lo físico.

Aunque no es buena idea describir la personalidad de tus personajes, ya que esta debería mostrarse en sus acciones y diálogos, ten siempre presente que su personalidad influye en su modo de moverse y comportarse.

8. Justifica la descripción.

Es importante elegir bien el momento en que incluyes la descripción de un personaje para que no rompa el ritmo narrativo. Tienes que tener una excusa para introducirla, por ejemplo, describiendo lo que ve otro personaje cuando mira al primero.

9. Procura que la descripción del personaje sea coherente con la historia.

No debes caer en tópicos, pero, a no ser que sea precisamente esa incoherencia el rasgo distintivo del personaje, no tiene sentido que una anciana tenga supervelocidad, o que un niño mida dos metros.

10. Haz que cada personaje sea distinto de los demás.

A no ser que tu historia se sitúe en una sociedad de clones, procura que la imagen que el lector se forme sea clara y distinta para cada personaje. Por eso mismo, es importante dotarle de algún rasgo característico propio.

Si te ha gustado este artículo y quieres que te ayude a terminar tu libro, matricúlate en mi taller ¡Termina tu maldito libro! (Productividad para escritores)

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Torpeyvago dice:

    ¡Uf! ¡Qué difícil es mostrar cómo se comporta un personaje en un relato! Es que tienes «menos tiempo» que en una novela. Por contra, eso sí, no tienes que enseñar más que lo estrictamente necesario para el relato. Ventaja para vagos 😉

  2. JOSE FERNANDO SUAREZ dice:

    Claros y concisos estos 10 aspectos. Yo pienso que muchas veces hasta puede ser mejor no describir físicamente los personajes porque es muy fácil caer en “clones” de otros personajes de otras novelas que hayamos leído. Más bien que actúen por ellos mismos y así, poco a poco, con sus acciones y sus palabras los iremos descubriendo. Muchas gracias

  3. J Al. dice:

    Me gusto, mis personajes reales serian animaciones, o pedazos de aquí y allá que me hayan gustado, cada vez que leía un consejo repasaba como elegí o escribí la presentación de mis personajes, me siento aliviada no lo hice tan mal XD
    Gracias por compartir todo esto, me esta gustando mucho tu blog aunque no he comentado en todo donde he leído ya me entretuve unas buenas dos, casi tres horas.
    Lo último en el blog de J Al.: Relato: Convivencia

  1. 3 octubre 2016

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: La descripción de los personajes es una fase muy importante de cualquier narración. Necesitas que el lector se haga una imagen mental de las personas que están viviendo los hechos que narras. Pero no siempre es facil hacer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge