Letras de emergencia sobre la muerte de Mario Benedetti

Ha muerto Mario Benedetti, uno de mis autores favoritos, y uno de los pocos poetas (la poesía no es un género al que sea demasiado aficionada), cuya obra he leído casi al completo.

Supongo que ahora debería decir cosas como “nació en…”, “murió de…”, “hizo esto y lo otro…”, pero para eso ya tenéis a Google.

Supongo que debería hablar de cómo le descubrí, qué sentí al leerle, qué me inspiró, y quizás lo haga, pero no hoy.

Hoy me afecta y no sé por qué, así que voy a hablarlos de otra muerte.

Hace unos días mi madre me contó que un anciano, vecino suyo, había muerto. Era un hombre al que había visto alguna vez, y aunque debería decir, porque es lo que se espera, que sentí su muerte, lo cierto es que son muertes que apenas te provocan cierta compasión momentánea. Cinco minutos más tarde se te han ido completamente de la mente, y es más que probable que dentro de un mes le pregunte a mi madre si se mudó aquel vecino antipático, que solía dejar su coche cruzado en el aparcamiento.

En cambio se muere un hombre al que nunca has conocido en persona, a cuya mujer nunca has saludado en el portal, a cuyos hijos y nietos no has visto crecer (ni siquiera sabes si tiene mujer e hijos), y su muerte sí te encoge el corazón, sólo porque hace tiempo escribió un libro con el sugerente título de Primavera con una esquina rota, y decidiste comprarlo, porque te sonaba que era bueno.

Y supongo que es ahora cuando debería echar mano de los tópicos: “es porque cuando un artista se va, su obra permanece”, “los libros son un lazo de unión entre el autor y su público”, “la lectura es un acto de íntima comunión entre el escritor y el lector”… Pero insisto, para eso ya tenéis a Google.

Yo sólo he querido hacer un comentario rápido sobre lo que me ha sugerido la noticia de la muerte de Mario Benedetti. Quizás, para que este ¿panegírico, semblanza? fuera más coherente debía haber hecho como suelen hacer los medios informativos, y haberlo redactado con calma cuando supe que estaba grave, pero la verdad, aunque entiendo que la premura del tiempo obligue a hacerlo en la prensa, me parecería de mal gusto hacerlo en un simple blog.

Y ahora, a modo de humildísimo homenaje, voy a romper una de mis máximas (nunca releer cuando quedan tantos libros por leer), y voy a leer de nuevo Andamios.

3 comentarios en “Letras de emergencia sobre la muerte de Mario Benedetti

  • el 10 junio 2009 a las 1:52
    Permalink

    muy bueno el poema de Mario le admiro desde siempre desde chica.soy muy poeta:EMI

    Respuesta
    • el 10 junio 2009 a las 9:28
      Permalink

      Es uno de mis poemas favoritos, supongo que porque está relacionado con la escritura.

      Gracias por tu comentario y un saludo.

      Respuesta
  • el 12 noviembre 2012 a las 7:54
    Permalink

    Me ha gustado tu panegírico/semblanza de Benedetti, tanto, que ya he anotado Andamios como lectura futura.

    Gracias por tu blog, me acompaña en mi procrastinación.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.