Opinión: El mapa del tiempo de Félix J. Palma


Debo admitir que empecé a leer este libro con suspicacia. En la mayoría de reseñas del libro se repetían las mismas palabras: «entretenimiento» y «homenaje a H. G.Wells».

Lo del «homenaje a H. G. Wells» me atraía y repelía en igual medida. Wells, uno de mis autores favoritos, se merece todos los homenajes del mundo, pero intentar imitarle podría abocar cualquier libro al desastre.

Y en cuanto al término «entretenimiento», seamos sinceros, suele ser sinónimo de literatura mediocre, cuando no francamente mala.

A pesar de todo la mayoría de reseñas calificaban la novela de muy buena cuando no de excelente y la recomendaban, así que, aprovechando que la edición en bolsillo no es cara, decidí darle una oportunidad.

Lo que me encontré fue con una excelente novela que te entretiene desde la primera a la última página y te transporta al siglo XIX y al ambiente de los «romances científicos» de H. G. Wells sin caer por ello en la burda imitación.

La historia transcurre en el Londres de 1886, donde la novela La máquina del tiempo de H. G. Wells ha hecho furor, despertando en todo el mundo el anhelo de viajar en el tiempo. En ese momento surge la empresa Viajes Temporales Murray que por un elevado precio te transporta al año 2000 para ser testigo de la batalla final entre los autómatas que dominan la Tierra y los hombres.

La novela está estructurada en tres partes, cuyo hilo conductor es el propio Wells, convertido aquí en personaje.

En la primera parte, un hombre desesperado quiere viajar al pasado para evitar uno de los asesinatos cometidos por Jack el Destripador. En la segunda, una señorita de buena familia quiere huir al año 2000 de su vida vacía y avocada al matrimonio. En cambio en la tercera parte es el propio Wells el que sufre las consecuencias del viaje en el tiempo.

La historia es una sucesión de aventuras que engancha, ya que está sustentada por un armazón narrativo que es su mejor cualidad. Es un engranaje perfecto en el que Félix J. Palma nos propone un juego en el que él siempre va un paso por delante, llevándonos con maestría a dónde él quiere para hacernos caer en sus trampas una y otra vez, pero esto, en lugar de resultar irritante, incita al lector a pasar la página a ver si esta vez, «le pilla».

Respecto a los personajes, no son ni muy elaborados, ni muy complejos, pero son los que la historia requiere.

Tampoco encontraremos ninguna moraleja, ni análisis pormenorizado de alguna cuestión que nos deje reflexionando al cerrar el libro. Lo que si nos deja El mapa del tiempo es con esa sensación, con ese placer, tan difícil de hallar con el paso de los años, de habernos sumergido en la lectura, aislándonos de todo lo demás, para vivir una aventura.


Si te gusta esta reseña también pueden interesarte:

11 comentarios en “Opinión: El mapa del tiempo de Félix J. Palma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.