Relato: Nervios

De una vez vomitó la comida, la merienda y la cena. Los nervios le podían. Iba a ser una noche larga, seguido de un día importante, uno de los más importantes de su vida, uno de esos días para contar o para ocultar, pero nunca para olvidar. Se jugaba tanto…

Su madre se empeñaba en tranquilizarle como si aún fuera un niño pequeño, y lo único que conseguía era ponerle más nervioso. Ella no entendía cómo eran ahora las cosas, cómo era la vida ahora, tan diferente a como era en sus tiempos. Como no lo entendían ni su abuela, ni su padre, que pululaban por su casa convertidos en fantasmas.

Por fin se hartó, y les gritó a que se fueran a la cama, y todos, vivos y muertos resistieron la tentación de afear su conducta, y obedecieron por no ponerle más nervioso.

Por eso a sus majestades no les quedó otra que ser especialmente discretos aquel año. Y construir una anécdota familiar y este cuento, mientras él daba vueltas en la cama despierto, protegido apenas por el fino manto de su inocencia.

Un comentario en “Relato: Nervios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.