Blogfesiones IV: Mi mamá tiene un blog

Mi mamá tiene un blog

¿Qué os parecen las camisetas que he diseñado para mis hijos?

No, es broma, no me he vuelto loca, pero la idea de este Blogfesiones me la inspiró una anécdota que ocurrió en el parque hace unos días:

Los niños estaban jugando tranquilamente, cuando de repente mi hijo de 3 años se levanta, se acerca a los papás de sus amigos y muy serio les suelta: «Mi mamá tiene un blog». Yo me quedé sin saber qué decir. Bastante me había costado contárselo a mis amigos, (y los que me seguís en Twitter sabéis cómo flipé la semana pasada ante la posibilidad de que mis padres descubrieran que quiero hacer de mi «afición de la infancia» mi profesión), y ahora me encontraba teniendo que dar explicaciones a gente muy maja, pero con la que todavía no tengo tanta confianza.

Para acortar una historia larga, todo esto desembocó en una conversación muy interesante con uno de los padres de los niños sobre las oportunidades de negocio en internet, los emprendedores 2.0 que están surgiendo en España a pesar de la crisis, e incluso de la posibilidad de que diseñe la página web de la empresa para la que trabaja.

Muchas veces somos nosotros mismos, ya sea por no parecer pretenciosos, por timidez, por miedo a que nos juzguen o a que nos roben la idea, los que desperdiciamos la posibilidad de encontrar oportunidades, consejos valiosos o, simplemente, una dosis de motivación extra, no dejando que la gente conozca nuestras ideas o proyectos de todo tipo. Así que creo que, sin llegar a convertir a nuestros hijos en «niños-anuncio», debemos ser los primeros en no poner barreras alrededor de nuestro trabajo, aunque sólo sea por aquello de que nunca sabes con quién puedes estar hablando.

7 comentarios en “Blogfesiones IV: Mi mamá tiene un blog

  • el 4 junio 2009 a las 9:27
    Permalink

    En mi trabajo hicimos con post-it una especie de mural recordando el video – juego space invaders. Tiempo más tarde, hablando con el responsable de mantenimiento, me dijo: ‘Yo me enteré por tu blog. Me lo pasaron alguien de recursos humanos…’ (http://danilac.blogsome.com/2008/05/19/en-mi-trabajo-no-me-aburro/)
    Ahora me da miedo comentar cosas sobre el trabajo…

    Respuesta
    • el 4 junio 2009 a las 10:20
      Permalink

      La verdad es que cuesta saber hasta dónde llegar. En internet a veces cuentas más cosas de las que dirías cara a cara, porque te sientes «a salvo» detrás de la pantalla del ordenador, sin ser del todo consciente de que cualquiera puede acceder a ello e incluso «leer entre líneas» cosas que tú no querías que supieran.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Respuesta
  • el 4 junio 2009 a las 10:22
    Permalink

    Es un arte lo de saber cuándo es un momento adecuado para contar a qué te dedicas o tus proyectos, es un instinto prever el interés que puede tener el otro por lo tuyo. Mucha gente se pasa de tímido, de modesto y no cuenta nada de a qué se dedica incluso aunque sea apasionante, y pueda interesar a la gente con la que está o conseguirle nuevos proyectos y contactos. En cambio, también hay gente que se pasa por exceso, contando siempre lo suyo -yo, yo, yo- incluso sin venir a cuento, siendo tonterías o viendo claramente que a la gente a la que se lo cuenta no le interesa, porque no sabe del tema y aburre. Normalmente en mi caso suelo soltar un globo sonda, un anzuelo, y en función de la reacción sigo o no, porque me da más miedo ser pesado que ser reservado, pero no me quiero quedar con la duda de si igual el tema si le interesa a alguien.
    De todos modos cuando más se disfruta es cuando ese acierto y esa coincidencia de intereses se encuentra por casualidad, espontáneamente y sin haberlo planeado estratégicamente: cuando comentas algo de lo tuyo y recibes una respuesta favorable inesperada del interlocutor. Es esa sensación de «casi pierdo una oportunidad de oro pero por casualidad ha surgido»

    Respuesta
    • el 4 junio 2009 a las 10:24
      Permalink

      Tienes mucha razón, Volga. El equilibrio justo es el que más cuesta mantener y más cuando lo que expones al mundo son tus creaciones personales, pero cuando recibes un feedback positivo la sensación es maravillosa.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Respuesta
  • el 4 junio 2009 a las 14:32
    Permalink

    El comentario del niño mola, y si encima te sirvio para que pueda salirte un trabajillo, pues mejor.

    Es curioso, pero cuanto mas cerca esta alguien de uno, mas dificil es contarle chorradas como lo del blog y demas. Yo se lo comente a los amigos mas cercanos y, viendo el poco (o nulo) interes que despertaba, pues pase de seguir comentando nada de ello.

    Eso si, si lanzas a tus hijos a la calle con esas camisetas, comprueba que no piensen las autoridades que son niños anuncios y te acusen de explotacion infantil… Por lo demas, es una forma de publicitarse de lo mas inteligente.

    Respuesta
  • el 4 junio 2009 a las 15:35
    Permalink

    Tranquilo, Kanapes, que lo de la camiseta era broma, aunque bien que hacen publicidad de sus dibujos animados favoritos, y encima gratis.

    En fin, respecto al poco interés de los amigos, quizás tenías que haberte acordado de amigas más alejadas (modo tirón de orejas on), que se enteraron por terceros hace un par de semanas… 😉

    Respuesta
  • Pingback: Blogfesiones XIX: Meme “Yo también…” para madres trabajadoras | Tinta al sol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.