Relato: Pero no comieron perdices…

Al cabo de varios días de búsqueda, el príncipe terminó por rendirse, guardó el solitario zapatito en el fondo de un baúl y aceptó casarse con la heredera de un reino lejano.

No muy lejos de allí el cuerpo desangrado de Cenicienta comenzaba a descomponerse. Es peligroso correr con algo tan frágil y cortante como un zapato de cristal.

3 comentarios en “Relato: Pero no comieron perdices…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.