8 comentarios en “Relato: Ni rosas ni coñac

  • Pingback: Bitacoras.com

  • el 22 enero 2010 a las 9:08
    Permalink

    Así que era eso, ¿eh? Desde luego que el punto fuerte del “micro” es el oficio de la “interfecta”.
    .-= Lo último en el blog de Javi de Ríos: Incorrupta =-.

    Respuesta
    • el 22 enero 2010 a las 12:42
      Permalink

      Sí, se me ocurrió anoche, cuando vi que se lo decías a @cosechadel66. Probablemente lo utilice para un cuento más largo o lo incluya en mi novela.

      Un saludo, y gracias por el comentario y por la involuntaria inspiración.

      Respuesta
    • el 22 enero 2010 a las 23:01
      Permalink

      Lo siento, no se puede adelantar nada. Ni siquiera mi marido sabe de que va. Es que si empiezas a contarlo terminas perdiendo tú mismo el interés, como si fuera un libro del que ya te han contado el final.

      No te preocupes, que en cuanto la termine, sea cuando sea, os voy a hartar hablando de ella.

      Un saludo.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.