Relato: El premio

Todos los presentes sonrieron ante la visible incomodidad con que el famoso escritor recibía el premio.

Lo que ellos achacaban a la timidez y emoción de ser el primer autor de microrrelatos en recibir el Nobel de Literatura, era en realidad un hondo sentimiento de culpa.

Sólo él sabía de la mentira que empañaba su obra.

Sólo él sabía las veces que había querido gritar: “¡Soy un fraude!” y dejar de fingir.

Sólo él sabía de aquel error que ya nunca se atrevería a confesar.

Sólo él sabía que siempre olvidaba pulsar Guardar mientas escribía.

Sólo él sabía que aquel primer microrrelato que le encumbró a la fama era en realidad el título de su ya para siempre inédita novela de 1367 páginas.

11 comentarios en “Relato: El premio

  • Pingback: Bitacoras.com

    • el 24 febrero 2010 a las 21:11
      Permalink

      A mí casi me pasa lo contrario, que se me ocurre una historia pero no doy con el título adecuado 😀

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Respuesta
    • el 24 febrero 2010 a las 21:12
      Permalink

      Me alegro de que te haya gustado.

      Muchas gracias por tu comentario, un saludo.

      Respuesta
  • el 25 febrero 2010 a las 13:21
    Permalink

    Muy bueno. En ocasiones desconocemos los errores que provocan un gran éxito. ,

    Sin embargo, yo casi siempre tengo problemas para encontrar un título 😀

    Salu2

    Respuesta
    • el 25 febrero 2010 a las 14:04
      Permalink

      Ya somos dos. Parece tan fácil cuando lo hacen los demás…

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Respuesta
    • el 26 febrero 2010 a las 15:06
      Permalink

      Bienvenida, me alegro de que te guste. A mí me ha gustado tu blog, será porque yo también soy un poco rara 🙂

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Respuesta
  • el 7 marzo 2010 a las 22:44
    Permalink

    Se sentía un fraude y seguramente es de los escritores más auténticos. El título, al fin y al cabo, lo había escrito él.
    .-= Lo último en el blog de Ana: CUADRO =-.

    Respuesta
    • el 8 marzo 2010 a las 12:21
      Permalink

      Creo que la sensación de ser un fraude resulta familiar a todos los escritores en algún momento, aunque no sé por qué. Quizás debería reflexionar sobre ello y escribir al respecto.

      Gracias por tu comentario y un saludo.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.