Mis libros para estas vacaciones

Como la navidad anterior, Tinta al Sol se toma vacaciones para disfrutar estos días de un pequeño descanso que incluirá la lectura de varios libros que tengo pendientes. Aunque, obviamente, no me va a dar tiempo a leerlos todos, me gustaría compartir con vosotros mis 10 libros para esta navidad, que espero sea muy feliz para todos:

1. La reina de corazones, de Wilkie Collins.

La reina de corazonesLa llegada a The Glen Tower de Jessie, joven ahijada de Griffith, un anciano caballero inglés que comparte esta casa de campo con sus dos hermanos, también viejos y solos en el mundo, hace que la vida de estos caballeros se ponga súbitamente patas arriba. Lo que en principio no parecía más que un estorbo acaba convirtiéndose en una auténtica aventura, ya que los tres ancianos tendrán que ingeniárselas para que su invitada, una joven vivaracha y algo superficial, prolongue su estancia en su hogar. Con este fin, urden un plan magistral: entretener a la muchacha contándole una historia diferente cada noche, como si de un moderno «Decamerón Victoriano» se tratase. Y así, la trama principal, con la hermosa campiña inglesa como telón de fondo magníficamente descrita, sirve para desgranar diez narraciones distintas en las que el autor despliega su gran maestría literaria al tocar todo tipo de géneros, desde la novela de misterio al folletín, pasando por el cuento moral o la narración humorística.

2. Mujercitas, de Louisa M. Alcott.

MujercitasEsta nueva traducción del texto íntegro de la primera edición de 1868, con el añadido de muchos párrafos que se suprimieron en las versiones posteriores, incluye también la segunda parte de la historia, que la autora publicó en 1869 para dar respuesta a las muchas cartas de los lectores, interesados en saber cuál sería el destino de las hermanas March. Han pasado casi ciento cincuenta años desde aquel lejano 1868, pero la complicidad de Meg, Beth, Amy y Jo con las demás mujeres no ha muerto. Es más, autoras de la talla de Simone de Beauvoir y Joyce Carol Oates han sido admiradoras entusiastas de esas mujercitas que en sus gestos y palabras resumen el espíritu crítico de una época y aún hoy pueden regalarnos unas hermosas horas de lectura. «Hay un libro en el que creí ver reflejado mi futuro: Mujercitas, de Louisa May Alcott… Yo quería a toda costa ser Jo, la intelectual. Compartía con ella el rechazo a las tareas domésticas y el amor por los libros, Jo escribía, y para imitarla empecé mis primeros cuentos cortos.» SIMONE DE BEAUVOIR.

3. Cómo acabar de una vez por todas con la cultura, de Woody Allen.

Cómo acabar de una vez por todas con la culturaWoody Allen ha sido siempre un provocador. Con esa pinta de infeliz que no se come una rosca, se permite insolencias que ni siquiera los más «duros» pueden a veces perdonar. Tras ser expulsado de la New York University y del City College, se dedicó a lo que realmente le interesaba : escribir para la radio y la televisión. También escribió su primer guión cinematográfico : What´s new Pussicat . No contento con violentar a la gente desde un escenario, consiguió finalmente hacerlo desde la pantalla. Le faltaba un medio para mejor fastidiar : la palabra escrita. De modo que empezó a colaborar regularmente en la revista The New Yorker , de donde proviene la mayoría de los textos reunidos en este volumen. Como escritor Woody Allen quiere acabar de una vez por todas con la cultura, aunque tendría primero que acabar con consigo mismo, porque, no cabe duda, Woody Allen lo sabe absolutamente todo y se permite el lujo de ironizar sobre Freud y la psiquiatría, Kant y la filosofía, Ingmar Bergman y el cine, Gretrude Stein y las autobiografías, la mafia y todos los padrinos, los políticos, el poder y la autoridad, en fin, todo lo que creíamos verdades e instituciones inquebrantables.

4. El invierno del dibujante, de Paco Roca.

El invierno del dibujantePaco Roca investiga en El invierno del dibujante la salida de los autores estrella de la editorial Bruguera para fundar, en tiempos oscuros, una revista que les hiciera más libres. La vida en Bruguera con la dictadura de Franco como telón de fondo y la salida de sus dibujantes estrella para fundar Tío Vivo, una nueva revista que les permitiera conseguir mayores recursos, mantener el control creativo de sus personajes, etc. –lograr una mayor libertad, en definitiva–, como metáfora del régimen franquista, es el marco y la esencia de El invierno del dibujante, la nueva obra de Paco Roca, Premio Nacional del Cómic 2008 con Arrugas. Y es que en la España de 1957 ser historietista era un oficio. No eran artistas, eran obreros de la viñeta. Cobraban a tanto por página (o por viñeta), trabajaban a destajo, siguiendo unos patrones establecidos e inamovibles. Renunciaban a sus originales y a sus derechos de autor a cambio del dinero cobrado. Pero en ese 1957 ocurrió algo que quebró la monotonía y sembró la esperanza. Cinco extraordinarios historietistas, famosos por sus personajes, osaron rebelarse.

5. Canción de Navidad de Charles Dickens.

Canción de NavidadEsta es una de mis tradiciones navideñas, además de ver La vida de Brian.

Canción de Navidad ha pasado a la historia como el compendio del estilo dickensiano, marcado por el realismo, la recreación de los sentimientos y el hálito poético que embellece sus descripciones. Estamos ante un conocidísimo cuento cuya estructura se ha convertido ya en un arquetipo, ante un estremecedor relato en el que se combinan con singular acierto el realismo con elementos de la novela gótica (el misterio, el horror, el milagro) y una sensibilidad literaria inigualable. La sola mención del avaro míster Scrooge y de los sucesivos fantasmas que le visitan evoca en todo lector un ambiente acogedor e inolvidable.

6. El día de los trífidos, de John Wyndham.

El día de los trífidosHace poco circulaba en internet una lista con las 10 novelas de ciencia ficción imprescindibles. Resultó que las había leído todas menos esta, así que voy a corregir esto inmediatamente.

Unas extrañas luces verdes han aparecido en el cielo y la mayor parte de la humanidad ha alzado la mirada para contemplar el fenómeno. A la mañana siguiente todos despiertan ciegos. Las pocas personas que conservan la vista inician la lucha por sobrevivir en un mundo que se debate entre la desesperación y la barbarie. Uno de ellos es Bill Masen, que se encuentra ingresado en el hospital, recuperándose del ataque de una planta mutante creada por el hombre: los trífidos. Se trata de enormes vegetales capaces de moverse y que han desarrollado una especie de lengua venenosa con la que agreden a los humanos. Ahora que han descubierto la debilidad de éstos, los trífidos se disponen a heredar la Tierra…, si los supervivientes no lo impiden.

7. Olvidado rey Gudú, de Ana Mª Matute.

Olvidado rey GudúOlvidado rey Gudú es la obra maestra de Ana María Matute y una de las grandes novelas de este siglo. Repleta de fábulas y fantasías, narra el nacimiento y la expansión del Reino de Olar, con una trama llena de personajes, aventuras y de un paisaje simbólico: el misterio Norte, la inhóspita estepa del Este y el Sur, rico y exuberante, que limitan la expansión del Reino de Olar, en cuyo destino participan la astucia de una níña sureña, la magia de un viejo hechicero y las reglas del juego de una criatura del subsuelo.

8. Cuentos europeos, de Doris Lessing.

Cuentos europeosMatrimonios en apariencia bien avenidos, pero rotos en su intimidad; parejas que buscan leyes insólitas de convivencia para superar el tedio; mujeres mayores que solo saben amar a distancia; jóvenes que descubren el sexo entre las ruinas de las casas de Londres bombardeadas. Este volumen recoge todos los cuentos que la gran escritora ha ambientado en Europa y que fueron redactados desde su llegada a Inglaterra en 1949 hasta el final del siglo XX: cincuenta años de escritura dedicados a analizar lo que nos define como seres humanos.

9. El misterio de Olga Chejova, de Antony Beevor.

El misterio de Olga ChejovaLa vida de la actriz Olga Chejova, sobrina del gran dramaturgo ruso Antón Chéjov, es tan intrigante y apasionada como la que pudiera crear el novelista más imaginativo para un arquetipo de ficción. Nacida en la Rusia de los zares, Olga Chejova consiguió sobrevivir al vendaval de la Revolución rusa y a las penalidades de la guerra civil para escapar a Berlín en 1920 huyendo de la miseria y la degradación. Allí empezó a trabajar en el cine mudo de los Lang, los Murnau o los Lubitsch hasta convertirse en la estrella favorita de Hitler y de la corte del Tercer Reich. Pero tras su título de Actriz del Estado, concedido por el mismísimo Fürher, Olga Chejova escondía su condición de espía en la sombra de los servicios soviéticos de inteligencia. A caballo siempre de dos mundos irreconciliables, pero igualmente feroces, la saga de Olga Chejova y de su familia, grandes actores del Teatro del Arte de Moscú supervivientes del terror estalinista y de la invasión nazi de la Unión Soviética, nos sumerge en el mundo alucinado de unos seres humanos que, desgarrados entre sus fidelidades y sus convicciones, luchan por su vida en un tiempo de crueldad. Antony Beevor , que sabe conjugar como nadie un extraordinario talento literario con un trabajo exhaustivo de historiador oral y de investigador documental, ha descubierto la extraordinaria historia de una gran desconocida que desvela en este libro con la pericia de un Nabokov y el aliento épico de un Pasternak.

10. Si esto es un hombre, de Primo Levi.

Si esto es un hombreUn testimonio imprescindible sobre el Holocausto.

Los campos de concentración y exterminio, más que resguardados por las alambradas y los guardias, lo estuvieronpor su propia monstruosidad, que los hacía inconcebibles. Si esto es un hombre es el testimonio de una víctima en Auschwitz que no grita pero que arranca el grito de la garganta de su lector.

Así que ya veis en qué voy a emplear estos días.

Os deseo Feliz Navidad y aún más Feliz Año Nuevo, y  vosotros no dejéis de contarme, ¿qué lectura tenéis prevista para estos días?

8 comentarios en “Mis libros para estas vacaciones

  • Pingback: Bitacoras.com

  • el 23 diciembre 2010 a las 9:17
    Permalink

    Hola Yolanda,

    Yo tengo pendiente acabar estas fiestas Middlemarch de George Eliot, pero en general me encanta tu selección. Tengo comprada desde hace ya tiempo la edición de Mujercitas a la que te refieres, fue mi primer acercamiento a la literatura cuando era pequeña y está a la espera de una pausa en el trabajo, para sumergirme en su lectura.
    A los «Cuentos europeos» de Doris Lessing les tengo ganas y con «Si esto es un hombre» de Primo Levi espero atreverme algún día, porque el tema es duro y creo que el libro lo trata de forma magistral.
    Y a todo esto… ¡Feliz Navidad!

    Respuesta
    • el 23 diciembre 2010 a las 16:58
      Permalink

      A la mayor parte de las mujeres lectores y a buena parte de las escritoras Mujercitas nos marcó en la infancia. Creo que todas hemos querido ser Jo en algún momento de la vida, así que esta versión me produce mucha curiosidad, pero he hecho como tú, esperar a un tiempo de cierta calma para leerlo en condiciones.

      He hecho caso de tu recomendación, y me he bajado Middlemarch del proyecto Gutemberg, porque no he leído nada de Eliot y me ha gustado la sinopsis.

      Feliz Navidad para ti también, y muchas gracias por el comentario y la aportación.

      Respuesta
  • el 23 diciembre 2010 a las 20:15
    Permalink

    Por si aún no lo has leido te voy a recomendar el número 11 de tu lista, un libro que considero está bellamente escrito:
    «Los girasoles ciegos» de Alberto Méndez.
    Son cuatro relatos cortos con el tema de nuestra pasada guerra civil como hilo conductor.
    Que disfrutes felizmente estos dias con tu familia. ¡Feliz Navidad!
    Y, por qué no, para esos seguidores que están ahí detras de tu página: ¡FELIZ NAVIDAD!
    (Olvidad la puñetera crisis por lo menos hasta pasado el dia de Reyes).

    Respuesta
    • el 23 diciembre 2010 a las 21:05
      Permalink

      No lo he leído, pero he oído hablar muy bien de la adaptación al cine, así que tomo nota.

      Muchas gracias por tu aporte y ¡Feliz Navidad! (con o sin crisis)

      Respuesta
  • el 23 diciembre 2010 a las 20:55
    Permalink

    Buena selección, Yolanda, yo, aunque no tengo vacaciones trataré de releer «fuera de temario» de Manu Espada; «Un viejo que leía poemas de amor» de Luis Sepúlveda y «El consuelo» de Anna Gavalda
    Lo último en el blog de Maite: GERMEN

    Respuesta
  • el 24 diciembre 2010 a las 12:07
    Permalink

    Mujercitas es todo un clásico, creo que este 2011 lo releeré, que hace años que no lo hago. Y creo que me voy a apuntar tu lista para buscarlos y leerlos =)

    Como te dije por Twitter, esta Navidad tengo entre manos 1984, préstamo de un amigo (y se lo agradezco de corazón).

    Un besazo y Feliz Navidad^^
    Lo último en el blog de petite_poupee41: Felices fiestas

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.