El proceso creativo según el tipo de escrito

Comienzo el año (que, por supuesto, deseo que sea muy feliz, etc. etc.) reflexionando sobre el proceso creativo como experiencia.

Desde que empecé a publicar el blog, me he dado cuenta de que mis sensaciones ante el proceso creativo son muy diferentes en función de en qué esté trabajando. Hablo de sensaciones porque realmente no lo siento como un proceso intelectual. Supongo que eso es precisamente lo que hace adictivo este trabajo, que es mucho más.

Como tengo curiosidad por saber si vosotros percibís así el proceso creativo, empiezo por contaros como siento yo el mío según el tipo de escrito:

1. Microrrelato.

Lo identifico como un cosquilleo o un zumbido. Algo pequeñito que da vueltas por mi cabeza uniendo y deshaciendo palabras hasta que toma forma completa. Más tarde lo pulo, quito o pongo detalles, pero en esencia ya está terminado antes de pasarlo al papel.

2. Artículos para el blog o por encargo.

Es un proceso mucho más cerebral.

Lo primero que viene a mi cabeza es la idea y la estructura con la que quiero plasmarla. Después doy cuerpo a esa estructura para que todo quede lo más claro y atractivo posible.

Por eso, seguramente, me gustan mucho los post en forma de lista, como este.

3. Mi novela.

Cuando se trata de la novela que ahora me ocupa, o de alguna otra con la que lidié hace muchos años, la sensación es muy distinta.

Primero surge la idea, el personaje o la trama que me impulsa a escribir esa historia y no otras, pero la encuentro siempre rodeada de una espesa niebla.

Al principio apenas veo por dónde va la historia y eso puede ser un gran desmotivador. A ratos hay piezas a las que hay que dar muchas vueltas para hacerlas encajar, otras que encajan solas y muchas que parecen encajar pero que terminaré desechando, pero a medida que me obligo a escribir, los jirones de niebla se van apartando y la historia va apareciendo.

Y vosotros, ¿cómo sentís el proceso creativo?

¿Quieres aprender más?

6 comentarios en “El proceso creativo según el tipo de escrito

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Estoy completamente de acuerdo contigo, ando dándole vueltas a una novela desde hace varios años y no salgo de esa niebla que mencionas, escribo y reescribo pero, me desespero. Y no veo el final del camino, más bien, la conclusión de este proyecto que tanto ansío. Supongo que serán rachas, pero dos años (para tres) es una racha muy larga.
    ¡Vendrán tiempos mejores! Y musas más activas.
    Un beso, sigo tu blog aunque no escriba. Y a tu twitter también.

    1. Yo creo que nuestro problema radica en la palabra “reescribir”. Yo me he propuesto continuar el primer borrador pase lo que pase, y cuando pienso en las primeras páginas me entran los siete males, porque estoy deseando cambiarlas para que la historia siga los nuevos derroteros desde el principio, pero es que así no lo terminaré nunca. Ahora intento limitarme a escribir, y ya reescribiré más adelante.

      Un abrazo y gracias por leerme y por comentar.

  3. Saludos, me he sentido muy identificado con vosotros, también yo me encuentro en ese espeso negror. He escrito una novela, me surgió, fluyó sin a penas planear nada, simplemente la trama se fue desarrollando y aunque me costó mucho, al final el resultado fue estupendo. Sale el año que viene al mercado y estoy muy contento. ¿Y ahora? Reescribo, cambio, me aburro, lo dejo y empiezo de nuevo y mientras tanto, me desespero.
    Hay escritores que son muy metódicos, se planifican cada capítulo y saben hasta cuánto les queda para acabar, cuántos capítulos; mas hay otros, entre los que me incluyo, que no podemos hacer eso. Me encantaría poder tener ese guión, saber adónde voy o lo que les va a pasar a mis personajes, pero no me es posible… ¿Esto es malo? No lo sé, pero sé que no solo me ocurre a mí , es más, sé que a muchos grandes esto también les pasaba y eso, me anima algo. Bueno, solo era eso. Gracias!

    1. Tu sistema no es malo ni bueno, simplemente tú eres un escritor de brújula y los otros son escritores de mapa. En este artículo hablaba sobre las diferencias entre ambos Escritor de mapa y de brújula, y comentaba que yo estoy a medio camino entre ambos, porque es lo que a mí me funciona, pero que cada uno debe trabajar como mejor le vaya.

      Si en esta ocasión las cosas no funcionan tan bien como con tu primera novela puede ser porque sientas una mayor presión y responsabilidad con esta. O quizás es la historia la que no funciona y deberías hacer un cambio que le dé vida. Sólo tú puedes valorar cuál es el problema, pero en todo caso es que escribas pensando en ti, como si tú fueras a ser el único lector, que supongo es lo que sentías al escribir tu primera novela.

      En cualquier caso, te deseo mucha suerte. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge