Relato: Y por un rato el Dios sonríe

Rutinariamente, cambio sus pulseras identificativas, y Pepe pasa a ser Juan, y Juan a ser Antonio, y este Dios que me ha poseído se apacigua.

Y el de la infancia acomodada de provincias se convierte en golfillo de barrio, y el general laureado se queda en mecánico de taller, y el gay de pluma y bandera multicolor es padre de familia de misa y comunión diaria, y el que pierde un hijo por las drogas lo recupera como hija con dos carreras y tres niños.

Y por un rato el Dios sonríe.

Sólo tengo que acordarme de volver a poner las pulseras correctamente antes de que llegue la enfermera, no queremos tener un disgusto con la medicación.

Un comentario en “Relato: Y por un rato el Dios sonríe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.