7 comentarios en “Relato: La paz del jardín

  • Pingback: Bitacoras.com

  • el 25 mayo 2011 a las 20:35
    Permalink

    Enhorabuena por el relato, Yolanda.
    En Marbella sufrimos durante 10 años concentraciones de motos que nos ponían los pelos y los nervios de punta durante tres días y sus noches. La solución propuesta por estas viejecitas no hubiera funcionado. ¿Cómo estarían las pobres para llegar a ese extremo? La contaminación acústica en España invita a coger las azadas.
    Tu relato me ha sugerido toda esta parrafada. Saludos.

    Respuesta
    • el 26 mayo 2011 a las 12:11
      Permalink

      Muchas gracias por tus palabras.
      Se me ha olvidado dedicar este microrrelato a quien me lo inspiró, un tipo que pasa todos los días a las 23:00 h. por delante de mi casa con una motocicleta trucada, así como a sus bienamados padres y a todos sus respetables ancestros, de los que me acuerdo cada noche.
      Un saludo.

      Respuesta
  • el 26 mayo 2011 a las 1:16
    Permalink

    No me escriba estas cosas que trabajo con ancianitas y ahora miraré hacia atrás cuando no estén conformes :-).
    Me gustó.
    Lo último en el blog de CYBRGHOST: LA ENTREGA

    Respuesta
    • el 26 mayo 2011 a las 12:12
      Permalink

      No olvides que las ancianitas no dejan de ser mujeres, y las mujeres tenemos paciencia hasta que se nos acaba, así que no bajes la guardia por si acaso 😉
      Me alegro de que te gustara el relato, un abrazo y gracias por comentar.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.