Relato: Humo

—Además, el pollo rebozado siempre humea demasiado, por eso lloro —me dijo mi madre secándose las lágrimas con el borde del delantal —. Ahora dame un beso y vete a jugar.

Aún así no me quedé tranquila. Quizás no debí decirle que estaba muy guapa y que yo también quería que me cortasen el pelo al cero en la peluquería del hospital.


Si te gusta este microrrelato también pueden interesarte:

8 comentarios en “Relato: Humo

  • Pingback: Bitacoras.com

    • el 11 junio 2012 a las 16:16
      Permalink

      Es un modo de verlo. Otro es que a la niña le pareció que su madre estaba guapa a pesar de todo.
      Me encanta cuando le dais interpretaciones a mis micros que no se me habían ocurrido.
      Muchas gracias por el comentario, un abrazo.

      Respuesta
  • el 11 junio 2012 a las 17:39
    Permalink

    Escribes muy bien. Cuidas el léxico y ocultas la sorpresa del micro-relato hasta la última frase. Es brillante. Aún así… creo que podrías reducir lo que he leído y profundizar más en la narración. Nada debe ser incomprensible, aunque ocultes el desenlace. No hay que dar pistas falsas. No es negativo si son un poco más largos y aumentas la tensión o la catarsis final. Ánimo

    Respuesta
    • el 11 junio 2012 a las 20:56
      Permalink

      Muchísimas gracias por tus palabras, me resulta muy útil tu crítica por constructiva. A veces me ocurre que, cuando releo alguno de mis micros me doy cuenta de que hay cosas que yo veía claramente en mi cabeza, pero que no había plasmado en la historia. Supongo que por eso ahora mis relatos son cada vez más largos, pero me preocupa perder mi toque para los ultrabreves. Todo es cuestión de trabajar y trabajar y no abandonarse a las facilidades.
      De nuevo muchas gracias y un saludo.

      Respuesta
  • el 2 julio 2012 a las 1:20
    Permalink

    Pues había interpretado que la sinceridad espontánea de la niña era lo que hizo llorar a la madre. Esa era tu intención ¿no?
    Lo último en el blog de Zilniya: El poeta contestón

    Respuesta
  • Pingback: Relato: Doble vida - Tinta al sol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.