Sabes que eres adicto/a a las papelerías cuando…

1. Que te pidan una hoja del cuaderno es una ofensa, aunque se trate de un cuaderno barato o que no te guste. Y si puedes, te inventarás una excusa para no tener que darla.
hoja

2. Justo después de enseñar a tus hijos a no tocar los enchufes, les enseñaste a no tocar tus bolígrafos de colores.

bolígrafos de colores

3. Tus bolígrafos favoritos sólo pueden estar en un sitio especial, como el portalápices que te hizo tu padre taladrando un tronco, o la maceta que pintó tu hijo.

 

tronco

4. China es uno de tus países favoritos. No sólo inventaron el papel, sino que uno de sus modelos de negocio más habituales es el sitio perfecto para satisfacer tu compulsión sin arruinarte.

tienda china

5. No existen los cuadernos feos. Un cuaderno feo es sólo un cuaderno que espera que lo pongas bonito.

cuaderno decorado

6. Cualquier cuaderno de más de 100 hojas es un cuaderno perfecto por definición.

 cuaderno de cuero

7. Te compras un lápiz en cada ciudad que visitas, y consideras meros aficionados a los que sólo se compran bolígrafos.

lápiz El Soplao

8. Por mucho que te guste un cuaderno, cuando le quedan pocas páginas éstas deseando que se acabe para estrenar otro.

cuaderno acabado

9. A principio de curso te quejas, como el resto de padres y madres, del excesivo gasto en material escolar que te impone el colegio, mientras piensas mentalmente qué vas a comprar para ti aprovechando el viaje.

cuaderno ratatouille

10. Consideras que el principio del año es el principio del curso, aunque ya hayas terminado los estudios y no tengas hijos en edad escolar.

15 de septiembre

11. Un lápiz bien afilado te da paz.

lápiz afilado

12. Un lápiz al que la mina se le rompe constantemente es una decepción.

lápiz roto

13. Tus familiares y amigos adoran hacerte regalos, porque lo tienen muy fácil: cualquier cuaderno, lápiz, etc., por barato que sea, hará que tus ojos brillen de emoción.

tardis

14. Tu objeto favorito de Doctor Who no es el destornillador sónico, sino el diario de River.

River Diary

15. Tienes más cuadernos de los que jamás utilizarás.

papeleria15

16. Y post -it….

post-it

 

17.  Pero siempre estarás dispuesto/a a acoger a un cuaderno más en tu casa.

cuaderno superman

También te podría gustar...

16 Respuestas

  1. Pilar dice:

    Me ha encantado esta entrada, Yolanda. Me reconozco en muchos puntos. También tengo una compulsión por comprar libretas que nunca llego a utilizar del todo jejeje El cementerio de las libretas, lo llamó yo.

    • Yo espero algún día encontrarles utilidad. O al menos eso me digo a mí misma para justificar que sigo comprando libretas 😉

      Muchas gracias por leerme y por comentar.

    • David dice:

      ¿No se que tanto escribir en mi coleccion de diarios y libretas?
      Plumas hermosas que se estan arruinando…. Soy adicto los post it los pego sin sentido. Me gusta leer y mis libros parecen arcoiris con postit de colores!!!! ayuda!!!!! 911

      • ¡Ay, los post it! Tendría que vivir tres vidas para gastar todos los que tengo y aún así sigo comprando 😀 Pero, en fin, excepto por nuestra contribución a la deforestación, tampoco es una adicción tan mala. Un abrazo y gracias por tu comentario.

  2. Yo debería usar algún cuaderno para poner un poco de orden en mi caos mental, pero al final cojo cualquier folio y lo lleno de flechas y mapas mentales…
    Lo último en el blog de Ignacio de Miguel Díaz: Pinceladas

    • Seguramente eso te ayude a pensar y crear mucho más que los límites de un cuaderno… pero mi mente cuadriculada necesita saber que voy a encontrar luego el papel en el que he apuntado mis ideas, porque no soy de fiar con las hojas sueltas 😀

      Gracias por tu comentario.

  3. Paula dice:

    Culpable de todo! Me muero de la risa con los bolis de colores que nadie puede tocar: tengo un cajón lleno y cuando estuvimos de viaje en Japón me compré una caja de 20 que no dejo que nadie mire… si tengo que prestar un boli me paso el rato sufriendo hasta que me lo devuelven. Y lo de las libretas es pura compulsión 🙂
    Lo último en el blog de Paula: Regalos de Navidad para escritores

  4. ¡¡Mentira cochina!! No soy así de maniático. Sólo que no soporto que me dejen bolígrafos que no pintan en mis botes. De hecho no me gustan los bolígrafos. Que no me toquen mis tres plumas (barateras) de colores ni mis portaminas (distintos grosores y colores) ni mi conjunto de colorines acuarelables. Cuadernos tengo docenas, cientos, miles, incluso diría que cienes y cienes, pero todos llenos de diez mil bocetos sobre cualquier tema (dibujos, croquis y planos, esquemas electrónicos, listas sin fin de cualquier cosa, melodías…). Me gustan especialmente los cuadernos de papel pautado, los de papel milimetrado y los isométricos. ¿Veis cómo no soy tan maniático?

  5. Ruth dice:

    ¿Y esos cuadernos en los que no te atreves a escribir porque nada de lo que se te ocurra va a ser digno de ellos? Y cuando por fin los estrenas lo haces con un boli “bueno”, nada de bic, y te mueres un poco por dentro si la letra no es perfecta o tienes que hacer un tachón. Mis amigas ya solo me regalan cuadernos, ¿para qué complicarse? Soy la persona más fácil del mundo para regalar.
    Lo último en el blog de Ruth: Remedios naturales contra el colesterol

    • Yo tengo unos cuantos de esos cuadernos, la mayoría con las tapas de piel. Además no tengo buena letra y me parece “un desperdicio” utilizarlos. Luego, cuando tengo algún proyecto que me gusta especialmente, me arrepiento de no haberlos usado. Soy el espíritu de la contradicción 😀
      Un abrazo.

  6. Clau Fdez dice:

    Excelente texto. Me siento súper identificada. Soy yo. Agregando que amo las libretas y le pido el favor a mi hermano de comprarme los repuestos de las plumas y roller, no puedo ir sola a Inkanta.

    Clau.

  1. 22 diciembre 2015

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: 1. Que te pidan una hoja del cuaderno es una ofensa, aunque se trate de un cuaderno barato o que no te guste. Y si puedes, te inventarás una excusa para no tener que darla. 2. Justo después de enseñar a tus hijos a no toca…

  2. 20 febrero 2017

    […] un tiempo os hablé de mi adicción al material de papelería, y comprobé que no era la única adicta. Ahora os hablo de otra de mis adicciones, la lectura. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge