Relato: La mujer de corcho

La mujer de corcho subía y subía. Primero muy despacio;  luego, a medida que se secaba la sangre que la empapaba, ascendía más deprisa.

Sus miembros se desentumecían, sus sentidos se aclaraban, su mente se despejaba. El corcho volvía a convertirse en palpitante carne y hueso.

Abajo, su marido se entregaba a la Guardia Civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.