Relato: CSI

El guante

Cuando los secuestradores le introdujeron a la fuerza en aquel coche, dejó caer disimuladamente uno de sus guantes al suelo. Pensó que cuando los de criminalística analizaran las epiteliales que encontraran en él, sabrían al menos el punto donde le habían raptado y podrían comenzar la investigación.

El barrendero que recogió el guante sólo pensó que alguien iba a pasar mucho frío esa mañana.

3 comentarios en “Relato: CSI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.