Relato: Magia

Durante años guardó hasta la última peseta que pudo ahorrar del modesto sueldo de su marido.

Las metía en un tarro en la cocina que sus hijos decoraron con fotos de pianos que recortaban de revistas.

Cuando por fin vio entrar el piano en su salón no podía dejar de llorar y sonreír a la vez.

Por ocupada o cansada que estuviera, no faltó a ninguna de las clases del centro cultural de su barrio.

Todo el mundo alabó su rápido progreso; era evidente que había nacido para ser pianista.

En Navidad su familia le pidió que tocara para ellos y su interpretación del Nocturno Nº 6 de Chopin les conmovió hasta las lágrimas.

Por eso nadie lo entendió cuando al día siguiente destrozó el piano a hachazos.

7 comentarios en “Relato: Magia

  • Pingback: Bitacoras.com

  • el 12 marzo 2010 a las 20:57
    Permalink

    Bueno, yo entiendo que cuando toca el piano los espectadores lloran de emoción por escuchar algo tan magistral… pero la pianista al ver las lágrimas siente que no ha gustado su forma de tocar y decide abandonar la música…

    de ahí el anterior comentario… (seguro que se me ha pasado algo importante..jajaja)
    .-= Lo último en el blog de Gotzon: Añoranza. (Microrrelato) =-.

    Respuesta
    • el 13 marzo 2010 a las 15:30
      Permalink

      En realidad es una explicación tan válida como cualquier otra. También puede ser que la decepcionara tocar el piano, que el sueño fuera mejor que la realidad. O que no soportara la presión.

      El final es deliberadamente abierto.

      Respuesta
  • el 12 marzo 2010 a las 21:38
    Permalink

    Hola:
    Vosotros sois los expertos pero a mi me ha llegado al alma.
    Buen fin de semana
    Valgreen

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.