Opinión: El abuelo que saltó por la ventana y se largó de Jonas Jonasson

Si algo hay que agradecer a Stieg Larsson es que, gracias a Millenium, se ha traducido al español mucha literatura nórdica que, de otro modo, no hubiéramos conocido.

Y así también hemos descubierto que los fríos nórdicos también tienen sentido del humor.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó es una historia disparatada y muy divertida, que cuenta cómo Allan Karlsson decide fugarse del geriátrico en el que vive el día en que cumple cien años. A partir de ahí vive un buen montón de aventuras junto a personajes tan peculiares como él mismo, mientras recuerda su azarosa juventud llena de surrealistas encuentros con personajes históricos.

En este sentido, es imposible no compararlo con Forrest Gump, y en la comparación ver que a la novela, a veces, le falta la verosimilitud que la película sí tenía.

A pesar de eso, el relato es fluido y fresco, y se disfruta del tirón sin altibajos.

Por tanto, El abuelo que saltó por la ventana y se largó es la historia de dos viajes vitales que en realidad son uno, en que el peculiar protagonista intenta seguir su sencilla filosofía vital, pero la vida se complica a su alrededor.


Si te gusta esta reseña también pueden interesarte:

Un comentario en “Opinión: El abuelo que saltó por la ventana y se largó de Jonas Jonasson

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.