Opinión: El rastro de Gloria Fuertes

No tengo datos, pero no creo equivocarme si afirmo que en el 90% de las librerías de este país se puede comprar algún libro de Gloria Fuertes. Su obra infantil se reedita constantemente, porque los niños que crecimos en los 70 y 80 con su obra, ahora se la descubrimos a nuestros hijos.

En cambio su obra para adultos ya era poco conocida en vida de la autora y ahora es totalmente desconocida. Muchos de sus lectores no saben que escribió poesía, relatos y obras de teatro para adultos.

Afortunadamente la editorial Torremozas, como ya os conté en mi artículo sobre mis tradiciones de la Feria del Libro de Madrid, está reeditando esas obras y hoy os hablaré de El rastro, un libro que recopila unos relatos cortos de Gloria Fuertes que se creían perdidos, y que se publicaron en la revista Chicas, la revista de los 17 años entre 1951 y 1954, ilustrados por Antonio Mingote.

El rastro de Gloria Fuertes

Esos relatos tienen en común con su obra infantil que envuelve la realidad con un cierto surrealismo, distorsionándola apenas para señalarnos más agudamente toda su crudeza, y dosifica su peculiar sentido del humor, ese que te deja un poso de melancolía mientras te dibuja una sonrisa.
Y lo mismo se puede decir de su poesía, que podéis descubrir en las reediciones de Torremozas, o en las antologías publicadas en la colección Letras Hispánicas de Cátedra, aunque estos últimos son a veces difíciles de encontrar.

Por eso, si os criasteis cantando aquello de «Un globo, dos globos, tres globos…» os invito a que disfrutéis del resto de la obra de Gloria Fuertes, que, a buen seguro, os sorprenderá.


Si te gusta esta reseña también pueden interesarte:

Un comentario en “Opinión: El rastro de Gloria Fuertes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.