Opinión: Diez veces siete de Maruja Torres

Maruja TorresComo os conté en su día en las redes sociales, el pasado mes de junio “me colé” en la rueda de prensa de presentación de Diez veces siete de Maruja Torres.

Bueno, es un “me colé” entrecomillado, porque recibí la invitación en mi mail, y en algún rincón de la casa de mis padres hay un título de licenciada en Ciencias de la Información con mi nombre y la firma del ex-rey. Así que, tampoco estaba tan fuera de lugar entre los “medios oficiales”.

Y es que tratándose del libro del que se trataba y de su autora, no me conformaba con leer el libro, quería oír lo que Maruja Torres tenia que decir sobre él.


Diez veces siete es una autobiografía novelada que arranca cuando, en mayo de 2013, le quitan a Maruja su columna en la sección de Opinión del periódico El país (no es una errata, hace mucho que este periódico perdió el derecho a llevar mayúscula).

De un modo muy similar al que, desde el poder, se ha hecho a una buena parte de la población activa, a los jóvenes, a los mayores de 45, a los inmigrantes o al mismo estado de bienestar, la dirección de El país quiso hacer a un lado a una periodista incómoda, que no tenía pelos en la lengua a la hora de hacer su trabajo con integridad.

En aquel momento Maruja acababa de cumplir diez veces siete años, así que podía haber aceptado el papel decorativo, pero seguramente bien pagado que le ofrecían, jubilarse y dedicarse a escribir novelas y cuidar a sus perros. Pero decidió marcharse de aquel El país que ya había dejado de ser el suyo, El País que merecía ser escrito con mayúscula, hace mucho. Y marcharse dando un portazo, periodístico, es decir, contándolo a través de su blog.

Y después decidió reinventarse una vez más como ha hecho toda su vida cada 7 años.

De todas esas reinvenciones habla Diez veces siete, desde la niña poco querida y rebelde del Raval, a la tuitera de 70 años, pasando por la mujer en guerra. Con su habitual estilo narrativo, tan directo como hermoso, nos engancha a su libro para contarnos su vida, como ha ido superando golpes no rindiéndose, no parándose.

En este sitio tan deprimente en que se ha (¿han, hemos?) convertido España, es refrescante oír a alguien que no se limita al caos inmediato, sino que mira más allá, que se cuestiona qué es lo que vendrá después, en qué se convertirá el periodismo y esta sociedad. Esta crisis es una guerra, ya que hay dos bandos, y todas las guerras acaban, aunque sólo sea para que pueda empezar la siguiente. Empecemos a pensar qué haremos entonces.

Por eso encuentro que Diez veces siete es un libro imprescindible en esta crisis, que ayuda más que cualquier libro de autoayuda.

No queda más remedio que reinventarse. Nadie va a salvarnos, ni el Estado ni los que nos metieron en ella.

No importa si no escribes; Diez veces siete es pura inspiración.

Maruja Torres
Aquí estoy contándole cómo grandes periodistas como ella, Rosa Montero, Rosa Mª Mateo, Rosa Mª Calaf o Rosa Mª Artal despertaron mi vocación de escritora.

¿Quieres aprender más?

5 comentarios en “Opinión: Diez veces siete de Maruja Torres

  1. “El país” -me ha gustado lo de la minúscula” se la tiene más que merecida hace años- adolece del mismo mal que el 90% de los medios de comunicación (en el caso de las TV’s, el 100%) que no es otro de que pertenece a un oligopolio cuyos miembros tienen los mismos intereses básicos. La “libertad de información” termina en la “selección” de personal: sólo hay que seleccionar aquellos que opinan lo que a ti te interesa y ya no necesitas censural. Y, de vez en cuando, en página impar y al final del periódico, se le puede dejar a un “extravagante” decir lo que quiera (casi): la función de ese extravagante es la de justificar la pretendida “libertad de expresión”. Algo así es el papel de Pablo Iglesias en las Tertulias de la Sexta: sin quererlo (quizá sin saberlo, o no) su presencia en ese entorno justifica el medio… y ya se sabe que el medio es -en buena medida- el mensaje. Dudo que Maruja ignorase dónde estaba durante estos años. Y, aunque es cierto que ha ido a peor” el pais”, no se le oculta a nadie qué es Prisa y quienes eran los Polancos… Para muestra el patético papel de este medio -y todos- en la reciente etapa de sucesión del Campechano: la baba monárquica impregnaba todas sus páginas y la ocultación de los movimientos ciudadanos en contra de esa sucesión han sido ninguneados y minorizados sin la menor vergüenza. La que deben haber pasado más de un diputado socialista en el congreso.Los que tienen memoria, al menos. Un saludo. Josep.
    Lo último en el blog de josep: El águila y la liebre (del origen de lo literario)

  2. Pingback: Bitacoras.com
  3. No puedo estar más de acuerdo con tu artículo así como con el comentarista que me precede. Mi enhorabuena por tu sinceridad y valentía, también por la estupenda velada que pasaste.

    Toda la vida he admirado a Maruja porque siempre ha escrito como los ángeles, por su claridad de ideas, por su coherencia, por ponerse de parte de quien debe cualquier ciudadano de bien etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge